Palabras Contra Palabras

Al final de la historia, las palabras nadaban contra las palabras. Era un río, un mar, un lago, un océano… ¡es lo mismo! Las palabras se mecían. Iban, venían y chocaban entre ellas. Algunas intentaban agarrarse a otras, se pisaban y se hundian. Otras buceaban para dejar de sentir el vaivén del navío. Verdad, era…