LA SEÑORA PEREGRINA

En mi casa vivíamos ocho personas: mis padres, sus cuatro hijos, un yerno y una nieta. Cada día, salíamos de casa a diferentes horas y lugares. Y a la vuelta, traíamos una historia en común: La Señora Peregrina. Así llamábamos a una vecina del pueblo, dicharachera y sociable, con quien nos encontrábamos al salir de…