ME CREÍ LA MEJOR

 

Me hago vieja. Ya no hay esperanza para alguien como yo.

Me debato entre el principio de una nueva vida o el fin. ¿Qué mas puede ir peor? Sin trabajo, sin dinero, a cuestas con la vieja familia. Yo quería irme con él, casarnos y formar nuestra propia familia. ¿No era eso de lo que trataba crecer y madurar?

Sin ninguna oportunidad, era difícil saber qué hacer. Decidiera lo que decidiese, le perdería. Mi futuro no era para nosotros. Estuve años buscando una salida: tenía esperanza, tenía fuerza y muchísimas ganas de triunfar. Durante mucho tiempo creí que lo conseguiría. Él era mi apoyo incondicional. Con el todo era mas fácil

¿Sabes? Si alguna vez me creía la mejor, fue porque el lo dijo. Pero se equivocó: vio en mi, lo que podría haber sido.

Ojalá pudieras responderme, abuela. Llenabas de esperanza los rincones de mi alma. Seguramente no sabrías la respuesta a mis dudas, pero harías un bizcocho para acompañar a la taza de café caliente y olvidar las penas. Para ser la mejor, no hay que creérselo, hay que serlo. Y con algo tan sencillo, tu lo eras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s